Compartir Compartir      
 

 

La biblia, los jóvenes y la misión


La fuerza y la luz que nos aporta la Palabra de Dios, en esta dinámica vital... tiene algo muy concreto que aportar en aquella etapa donde la capacidad de sorprenderse con la novedad o de buscar esta novedad es característica específica: la juventud.

Corazón de María

La novedad de la Palabra Joven para el Joven

La palabra de Dios siempre ha tenido la impronta de la novedad: tan antigua y tan nueva como es la presencia de Dios en la historia de la humanidad. Los evangelios, justamente así están definidos: “Buena nueva” (=evangelion del griego), un doble calificativo:  buena, porque trae siempre bendición y nueva, porque nos aporta el frescor de la novedad, de la esperanza. 

La palabra de Dios es palabra revelada y acontecida, el acontecimiento se hace Palabra y la Palabra ilumina el acontecimiento, en un circulo dinámico que va llenando de vida y esperanza la existencia. 

La fuerza y la luz que nos aporta la Palabra de Dios, en está dinámica vital, es necesaria a lo largo de todas las etapas de la vida, pero sin duda, esta novedad, tiene algo muy concreto que aportar en aquella etapa donde la capacidad de sorprenderse con la novedad o de buscar esa novedad es característica específica, me refiero a la juventud. En este orden de ideas, como facilitar las vías de encuentro de la Palabra y los jóvenes quienes necesitan de una referencia que vaya orientando su vida. 

Algunas iniciativas ya están circulando, como es por ejemplo la Biblia del Joven, una iniciativa de la editorial Verbo Divino, que de una manera muy pedagógica y didáctica van conduciendo la lectura del lector joven.

La juventud, edad de discernimiento

Justo por la razón expresada anteriormente es que el próximo sínodo general de los obispos a celebrarse en Roma en octubre próximo, tiene como título “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, donde la Palabra con su fuerza y novedad, es punto clave en el discernimiento de quienes están en búsqueda de dar sentido a su vida.

Como ya dicho, esta Palabra acontecida y revelada, es parte fundamental en el proceso de discernimiento del joven, quién llevado por la fuerza del Espíritu Santo, y guiado por la fuerza y luz de la Palabra, y desde luego de un acompañante, va descubriendo en los acontecimientos, situaciones y personas de su vida, la fuerza de una voz que lo invita y llama a vivir el proyecto que le dará la felicidad verdadera. (Mt 19,16-26)

La misión, respuesta a la Palabra que convoca

Sin embargo, no hay llamada, no hay voz expresada sin un para qué, es decir, no hay Palabra acontecida de Dios que no sea para revelar al joven en búsqueda, de qué manera vivirá ese proyecto de amor y felicidad y qué deberá hacer y cómo deberá vivir, es decir, que lo lleve a la realización de una “misión” en la vida, qué a final de cuentas, responde al darle sentido y dirección. 

En términos de Pastoral Juvenil Latinoamericana, a la misión se le llama militancia, concepto que expresa esfuerzo, entrega y compromiso. 

P.René Pérez Díaz, CMF

 

 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño