Compartir Compartir      
 

 

San Judas da frutos buenos

Sembrador de la palabra de Jesús que ilumina, fortalece y llena el corazón de alegría.

En las tempestades: ¡ayúdanos san judas¡

San Judas escuchó de Jesús la parábola de “La semilla que se siembra” y desde entonces el quiso dar buenos frutos, y cuando ayudaba atendiendo a la gente que acudía a Jesús buscaba que dieran buenos frutos.

 Entonces como ahora se presentaban muchos enfermos a pedir remedio de sus males: Si eran paralíticos que pudieran tener  fuerzas en sus piernas, pero no para quedarse sentados sino para avanzar en el camino del bien; si eran tartamudos que pudieran con claridad y cariño decirle a la esposa y a los hijos lo mucho que los amaban, si eran sordos se les daba el oír para escuchar la palabra de Dios en la Sinagoga, y gozar las carcajadas de sus pequeños.

Manos fuertes, corazón abierto para estar prontos a dar consuelo y ayuda a quién lo necesite. Sembrador de la palabra de Jesús que ilumina, fortalece y llena el corazón de alegría.

Cuidémonos de buscar el remedio de nuestros males o problemas mientras somos sordos a la palabra que nos indica mejor estilo de vida, y es que las voces que nos hablan, que nos gritan de nuestros intereses materiales no nos dejan escuchar la solicitud de la esposa (o esposo) que anhela un poco de compañía, un poco de vida compartida. 

Que los ruidos de nuestra vida cotidiana nos dejen oír el murmullo de la Palabra de Dios. Hay tantas cosas que atender, hay tantos compromisos que cumplir. Que al acudir a San Judas sea una preocupación de vida mas plena, que demos mucho de eso que Jesucristo llama “Buen Fruto”..

P. Héctor Núñez Gutiérrez, CMF

 

 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño