Compartir Compartir      
 

El Reino como Misión de la Iglesia

Mc. 1,15

Jesús predicó el Reino y lo que le salió fue la Iglesia

jesus pan vino«Jesús predicó el Reino y lo que le salió fue la Iglesia» es una frase muchas veces utilizada sarcásticamente que quiere evidenciar que la Iglesia frecuentemente no es colaboradora del Reino de Dios, no sigue el mensaje de Jesús. Incluso con esa frase llegan a afirmar que las cosas le salieron mal al Maestro.

Sin embargo, la frase me hace pensar que revela una verdad muy profunda. Si dejamos de lado el sarcasmo y somos conscientes de lo que podemos afirmar con ella, es un gran reto, pues la gran tarea de la Iglesia es el Reino. No tiene otra tarea.

«El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse y crean en el Evangelio» (Mc 1,15) es la frase con la que Marcos presenta la predicación de Jesús. Con Jesús la espera del tiempo futuro ha terminado y la señal de ello es que el Reino de Dios ya está aquí, es el Reino que viene con amor, verdad, justicia, paz, libertad, vida digna.

Pero el Reino no se impone sobre la libertad humana, sino que es necesario convertirse y creer en el Evangelio. La persona libre ha de dar la espalda al pasado y aceptar la Buena Noticia que es Jesús, que es su proyecto apasionado porque el ser humano viva y viva en abundancia.

Y es que, si volteamos a ver la vida de Jesús, de aquellos que lo seguían, de las señales prodigiosas que hacía, constatamos que no es más que el desarrollo de este versículo. Hombres y mujeres que aceptan la Buena Noticia, que creen y confían en Jesús, y sus vidas se transforman. Se percibe y se vive el Reino en sus vidas y en la comunidad.

Creer en Jesús es adherirse existencialmente al Dios del Reino, para que el Reinar de Dios sea el único reinar en este mundo. La Iglesia cree en Jesús, es seguidora de Jesús, se concibe a sí misma como el cuerpo de Jesús; por lo tanto, su tarea y misión debe ser el Reino para que el amor, la verdad, la justicia, la paz, la libertad, la vida digna reine en nuestro mundo tan dividido, excluyente, indiferente. La Iglesia es inseparable del anuncio del Reino, aunque el Reino de Dios vaya más allá de la Iglesia.

Pero la Iglesia está formada por sujetos concretos, y hoy nosotros, como agentes evangelizadores, frente a este versículo tendríamos que hacer un examen de conciencia si nuestro vivir y actuar anuncia el Reino de Dios, lo hace presente. Seguimos llamados, constantemente, a convertirnos y creer en el Evangelio.

O seguiremos dando la razón a aquellos que piensan que Jesús anunció el Reino, pero le salió mal y surgió la Iglesia.

Edgar S. Tapia, cmf

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño