Hacia el 90 Aniversario de los Mártires de San Joaquín

 

III. Ley Calles

editorial_febrero

P.Andrés Solá y Compañeros Mártires

Continuando con una sensibilización y acercamiento al martirio de Andrés Solá y compañeros mártires es necesario seguir haciendo una visión retrospectiva. Y corroborar que los acontecimientos eclesiales se dan dentro de los acontecimientos histórico-culturales de las sociedades.

Ejemplo de esto es la misma figura de Jesucristo, el cual fue un hombre de su tiempo y que también tuvo que asumir la historia y la cultura de su pueblo. Y su desenlace en la cruz también fue enmarcado por el ambiente social vigente.

Ahora bien, en esta ocasión nos acercaremos a algunos de los aspectos de la denominada “Ley Calles”. El General Plutarco Elías Calles fue electo presidente de la República Mexicana (1924-1928). Era fuerte su encono antirreligioso y una de sus primeras posturas fue la de provocar un cisma presentando a un seudo sacerdote renegado, para fundar la “Iglesia Ortodoxa Mexicana”.

Las acciones punitivas de parte del gobierno paralelo a las amenazas y acosos personales cada vez se iban haciendo más directas hacia la Iglesia Mexicana y sus miembros. Fundamentado en varios artículos y normas de las constituciones de 1857 y de 1917, el gobierno de Calles añadió nuevas formas para agravar más aún lo ya establecido en materia de religión. Así pues, creemos conveniente citar algunos artículos:

 “Se manda disolver todo convento, porque la ley no puede permitir los votos monásticos, y si vuelven a reunirse en comunidad, los religiosos serán castigados con dos años de prisión y los superiores con seis”. (Artículo 6).

“Se castigará con arresto mayor y multa de primera clase a quien induzca o incline a un menor a que haga votos religiosos, aunque sea su pariente”. (Artículo 7).

“Los individuos que, en el ejercicio de un culto religioso, inciten públicamente al desconocimiento de las instituciones políticas, o desobediencia a las autoridades. La pena a los sacerdotes que inciten será de seis años de prisión, más los agravantes”. (Artículos 8 y 9).

“Castiga al encargado de un templo que organice o que tolere en él reuniones de carácter político, con arresto, multa y hasta con la clausura temporal o definitiva del templo”. (Artículo 16).

Esta ley gubernamental afectó muchísimo la entrega y servicio de los sacerdotes, religiosos y laicos… Es decir, todas estas disposiciones crearon un ambiente difícil para el anuncio de la fe.

El conocer esta historia socio-cultural del México de ese entonces, debe de hacernos valorar nuestra entrega por el Evangelio como lo hicieron hace 90 años el P. Andrés Solá y sus compañeros mártires.

Hoy son otras situaciones, pero bien valdría que como Misioneros Claretianos de México en Misión Compartida afiancemos nuestros compromisos misioneros, testimoniemos nuestras creencias en nuestras parroquias, rectorías, lugares de trabajo, lugares de estudios y nuestros hogares.

P. Ernesto Mejia. CMF

 

Copyright © 2013 Misioneros Claretianos de México. Todos los Derechos Reservados
Av. Cuauhtémoc 946, Col. Narvarte, México D.F. 03020 - MÉXICO Comentarios y Sugerencias sobre este Sitio de Internet
Experiencia web     Estop diseño